Inicio Entrevistas Reportajes Explosión de Mariposas: Explicando un “fenómeno”

Explosión de Mariposas: Explicando un “fenómeno”

Muchas personas podrían estar asombradas en estos días, debido a las migraciones de mariposas amarillas, o marrones con toques morados y puntos blancos, en la carretera de Guayacanes. Esto se debe a que había una sequía muy grande y, de pronto, con el tema de las tormentas, se recuperó la vegetación, además de que, cuando cae agua, en las plantas comienzan a brotar hojas nuevas y eso es comida de oruga. Por lo tanto, tantas lluvias y hojas nuevas han dado mucho alimento a las mariposas que logran culminar su ciclo.

En nuestro país, tenemos dos lugares especiales para conocer y educarnos en torno a este tema: El Mariposario de Santo Domingo, ubicado en el Jardín Botánico Nacional Dr. Rafael María Moscoso, y el nuevo Mariposario Greta, en el Jardín Botánico de Santiago. Eladio Fernández, miembro asociado de la ILCP (International League of Conservation Photographers) nos explica el conocimiento que tiene. Como fotógrafo de conservación, usa su cámara para hacer ciencia y documentar historias que buscan crear empatía en el público, para generar interés en la preservación de un lugar, ambiente, animal o planta. La especie que hoy tratamos de comprender y explicar es la
mariposa. Fernández señala que, en estos días, anda describiendo unos nuevos ejemplares de plantas del género Aristolochia y en ese proceso se topa con mariposas en el campo.

Muchas de nuestras especies endémicas, exclusivas de la República Dominicana y Haití, solo se conocen por su fase adulta, la mariposa, pero muchas veces se desconoce la planta donde coloca sus huevos, cómo son éstos y sus larvas, qué conducta tienen y cómo luce la crisálida. Esa información, que es parte de su ciclo de vida, es sumamente importante para entender mejor las necesidades de supervivencia de las mariposas. Cada especie está atada a una familia, género o especie particular de planta. Han evolucionado de la mano y solo sus orugas, o larvas, se pueden alimentar de ella. Se conocen como “plantas hospederas”. Si el hombre desconoce cuáles son y las elimina de su entorno, también se deshace de las mariposas. Mucha gente se queja de que ya no ve tantas como antes y es porque hemos sustituido estas plantas hospederas nativas por especies exóticas y ornamentales, las cuales no aportan nada a nuestra fauna. Actualmente, se están realizando trabajos en conjunto con el Instituto de Investigaciones Botánicas y
Zoológicas (IIBZ) de la Universidad Autónoma de Santo Domingo, y describiendo ciclos de vida completos para tres de nuestras mariposas endémicas.

Para describir un ciclo, se puede tomar hasta 3 años completarlo. Hay mariposas que solo se reproducen algunos meses al año.