Inicio Entrevistas Reportajes El Vaticano: única monarquía absolutista del mundo

El Vaticano: única monarquía absolutista del mundo

El Vaticano

Desde su elección, el Papa Francisco conduce la actividad política en la Ciudad del Vaticano, creando relaciones diplomáticas con los diferentes líderes del mundo, y ha impulsado el uso de las tecnologías.

Hablar del Vaticano es remontarnos a uno de los lugares más sagrados de toda la cristiandad y es que, además de ser el país soberano más pequeño del mundo, con una extensión de solo medio kilómetro cuadrado, es también el hogar del Papa, máximo representante de la Iglesia Católica y jefe del Estado Vaticano.

El Estado de la Ciudad del Vaticano es universalmente reconocido como una entidad soberana de derecho público internacional. Su economía es financiada por contribuciones, por lo que se encuentra libre de impuestos, y su forma de gobierno es la monarquía absoluta, donde su máximo representante, el Papa, es elegido por sufragio, donde solo pueden votar para su elección los cardenales.

El sistema se debe cambiar con pasión e inteligencia, pero sin violencia”.

El Sumo Pontífice posee los plenos poderes legislativo, ejecutivo y judicial, y las disposiciones legislativas pueden ser dictadas por él, es decir, no existe una división de poderes.

El Vaticano fue declarado, en 1984, patrimonio cultural y natural por la Unesco, protegido por la Convención de La Haya. En este país, el poder ejecutivo se encuentra a cargo de la Comisión Pontificia para el Estado de la Ciudad del Vaticano y del Secretario General.

Con una población compuesta por aproximadamente 800 personas, de las cuales 450 poseen la nacionalidad vaticana, el Papa es el responsable del bienestar del pueblo y el correcto funcionamiento de los estados, asegurando los principios básicos de justicia social. Entonces, ¿El Vaticano realiza política? La respuesta es sí, pero de una forma distinta, ya que el Papa, en sus encuentros con mandatarios de otros países, aboga por los derechos humanos y los principios de la fe católica.