Inicio Ritmo Personal Espacios El refugio tropical de Johanna Ortíz en la Ciudad Amurallada

El refugio tropical de Johanna Ortíz en la Ciudad Amurallada

la Ciudad Amurallada

ESPACIOS. 

Sus calles son una clara invitación a conocer la historia de resistencia de América Latina; y es que el centro histórico de Cartagena de Indias es mucho más que vallenato y cumbia, es una mezcla entre lo ancestral y lo moderno. Dentro de esta Ciudad Amurallada, declarada Patrimonio de la Humanidad por la UNESCO, se encuentra el refugio de la diseñadora de modas, Johanna Ortíz.


Estilo, elegancia y autenticidad, son cualidades que describen a la perfección a la diseñadora colombiana, y son las mismas que se reflejan en cada esquina de esta hermosa villa de dos pisos, que captura el espirítu medieval de las casas y castillos del siglo XI desde su entrada, resaltando y atrapando la atención de sus visitantes con el techo alto de madera construido en hormigón.

El buen gusto queda evidenciado en el mural pintado por la artista venezolana Mariet Vergara, deslumbrando con una mezcla de azules y blancos la habitación principal, así como la cabecera de la cama del cuarto de invitados. Esta casa colonial del siglo XVI fue renovada durante 11 meses por la misma diseñadora cuando la adquirió en el 2005, restableciendo junto a la diseñadora de interiores Patricia Mejía, la pintura de los pisos y paredes e incluyendo como novedad una piscina en el área de la terraza.


Al igual que en sus diseños, los estampados con motivos florales forman parte de cada una de las estancias de este hogar que respira naturaleza y nos transporta a un verdadero paraíso tropical y es que su gusto por la moda nace precisamente de su pasión por el diseño de interiores.La magia y la belleza de los destinos turísticos que posee Cartagena de Indias, se trasladan al refugio suramericano de Johanna Ortíz, aportando a esta residencia el toque atractivo y cultural tan característico de la amada Colombia de Gabriel García Márquez.

Los detalles que adornan esta morada, expresan la personalidad delicada de la diseñadora y dejan ver su amor por la naturaleza y la cultura. La diversidad de la artesanía colombiana se encuentra presente en las sillas de bambú que adornan la sala así como las piezas de porcelana china que se observan en la mesa de centro.

31

La frescura de los materiales del inmobiliario nos recuerdan que este país latinoamericano abraza distintos tipos de clima, manteniendo la mayor parte del año una temperatura cálida. La excentricidad de sus pisos aportan la esencia de la elegancia y dan un efecto dramático y deslumbrante a la habitación.