Efraín Mogollón

68

Esta firma prêt-à-porter propone una moda que empodera a la mujer para que protagonice la historia que quiera contar a través de lo que viste. La narrativa de esta etiqueta, de alma y corazón venezolano, traduce esa efervescencia de la vida y la cultura latina, en formas donde la sensualidad no tiene límites y se proyecta de forma sugestiva, pero muy orgánica. Él entiende la moda como un conducto de identidad y por eso explora sus propias raíces latinoamericanas a través de siluetas elegantes, poderosas y muy femeninas. Exploran el ser independientes, únicos, en un mundo globalizado. “Queremos canalizar el crisol cultural que ha dado forma a la estética de América Latina a través de diseños refinados y atemporales. Sin florituras y con mucha esencia, este es el tipo de lujo que creamos”, así lo define todo. Sus piezas pertenecen a distintos escaparates globales y virtuales de lujo, donde pueden ser ordenadas.

Editorial.

A Efraín y a su esposa Jorgledy (o solo Joy) los conocí en persona, en un almuerzo en Maraca hace unos meses y podría decir que, a medida que la conversación avanzaba, encontraba algo, cada vez más intenso, de ambos en el movimiento de las telas, en lo atrevido de los diseños, en la vivacidad tan latinoamericana que gritan sus mangas. Ella llevaba una blusa-T-shirt rosa diseñada por su marido y él explicaba, con pasión desbordante y contagiosa, lo innovador y poderoso de la silueta. Una escena similar se replica, día tras día, en su atelier en Maracay, Venezuela, donde junto a un equipo de 20 costureras y artesanas, desarrollan y confeccionan a mano cada colección. Él es diseñador industrial y de moda, especializado en patrones y confección, y su marca, “By Efrain Mogollon”, se construyó sobre la creencia de que Venezuela, como tantos otros países de la región, es capaz de fomentar un diseño de gran calidad, hecho de manera ética, responsable y, sobre todo, sustentable. 

Desde hace una década y un año, ha demostrado que es así, con el uso exclusivo de textiles hechos con fibras naturales y algodón orgánico de proveedores, cuyas operaciones se basan en procesos sustentables y la puesta en marcha de un programa de reducción de residuos en el que los tejidos desechados se reciclan y reutilizan. Es de los que da, y mucho, a su país, a su gente, a su profesión, al medio ambiente. Por eso, en esta edición de Navidad, hablamos de él.