Inicio Entrevistas Personalidades Diario de un evento virtual: Maeno Gómez Casanova

Diario de un evento virtual: Maeno Gómez Casanova

texto Maeno Gómez Casanova fotos Raul Peralta

Siete días trancado
Me estoy volviendo ligeramente loco: el gran
ingreso de Maeno&Co, la producción de eventos,
es la fuente número uno de propagación del virus.
En un período de una semana, se me desplomó el
modelo de negocios por un período (optimista) de
tres meses. ¿Qué iba a hacer? Estaba pasando por
un período de luto, de shock.

10 días trancado
Al igual que todo el mundo, me he dedicado a
pedir comida por delivery. De hecho, he visto restaurantes, que antes no ofrecían servicio a domicilio, montarse ahora en el tren. Qué interesante
ver que están llevando la experiencia de comer en
sus establecimientos a comer en casa.
Espérense…
Espérense…
Esa noche, me despierto a las dos de la mañana, con una idea loca en la cabeza: tengo que llevar
la experiencia de los eventos de Maeno&Co por delivery, igual que esos restaurantes. El cliente ideal
para eso es La Bodega, una empresa innovadora
que sé que le gusta la aventura de lanzarse a ser los
primeros en hacer las cosas.
Les escribo un e-mail
de madrugada y, ya en la tarde, tengo la aprobación
de todo el equipo.


21 días trancado
“A casa llena” es una realidad. 36 invitados
por Zoom, todo el mundo con el mismo plato y el
mismo vino, gracias a un kit de evento que enviamos por delivery. Fue un exitazo, y efectivamente
fue el primer evento virtual de su tipo en República Dominicana. Con un evento presencial, uno
controla el encanto de un recorrido, el contar una
historia en cada espacio, el enamorar con cada
punto de entretenimiento. En un evento virtual,
¿Cómo se puede replicar ese encanto? Con “A casa
llena”, yo entendí que lo importante era que todos,
aún en la distancia, nos sintiéramos como parte
de un conjunto. El encanto estuvo en la sintonía,
en brindarle a personas que tenían tantos días
separados del mundo la posibilidad de divertirse
y sentirse especiales. Si algo yo he confirmado en
estos días, es que un montaje no hace evento; Un
evento lo hace la gente que asiste.


42 días trancado
Gracias a ese primer invento, pudimos realizar un segundo: Gin Gin, de la ginebra Tanqueray.
El plan era que el chef Erik Malmsten utilizara
su nuevo kit coctelero para ofrecer un taller con
una receta de gin & tonic muy suya y que Andrés
Augusto Aybar tomara el inventario de El Estudio
Store para mostrarnos cómo darle giros diferentes
al carrito de bar casero. Otro gran éxito, porque
los invitados disfrutaron muchísimo aprendiendo. De hecho, en nuestro reporte Maeno&Covid,
habíamos recomendado que las iniciativas durante el confinamiento tuvieran un toque didáctico,
porque la gente está aprovechando este tiempo
para aprender y actualizarse. Aquí, definitivamente, lo aplicamos.

Es una forma utilizar nuestro talento para
llevar un poco de alegría y una sensación de
comunidad en momentos tan retadores como
este, donde muchos pueden sentirse muy solos.


Es una forma de utilizar nuestro talento para llevar un poco de alegría y una sensación de comunidad en momentos tan retadores como este, donde muchos pueden sentirse muy solos.

50 días trancado
¿Estos eventos virtuales son tan rentables
como los eventos presenciales que hacíamos
en Maeno&Co? No, pero sí que hay un retorno
grande en el posicionamiento de nuestra empresa
como una agencia innovadora y, sobre todo, en la
capacidad de utilizar nuestro talento para llevar
un poco de alegría y una sensación de comunidad en momentos tan retadores como este, donde
muchos pueden sentirse muy solos. Ese, realmente, ha sido nuestro gran aporte.