Inicio Ritmo Personal El Chef es Dennis The Prescott: Las Melodías Estéticas del Sabor

Dennis The Prescott: Las Melodías Estéticas del Sabor

EL CHEF ES…

Dennis The Prescott

Las Melodías Estéticas del Sabor

texto Natalia Nachón fotos Julio César Peña y Dennis The Prescott
Todos los puntos de su vida se conectan, creando la línea perfecta que lo ha guiado desde la música hasta la gastronomía, prácticamente sin pausa alguna. Los «likes» y seguidores le preocupan, pero no por las razones equivocadas. Y es que a Dennis lo que realmente le mueve es conectar con las personas de todas las maneras posibles.

Por eso, renunciar a la timidez desde sus tiempos como integrante de una banda fue ley de vida. También lo fue descubrir la magia que se esconde en la cocina, en la misma época. Con la creatividad que siempre le ha acompañado y ese carisma tan propio, sostuvimos esta conversación durante su visita al país, donde presentó su primer libro culinario, compartió su experiencia como chef, estilista y fotógrafo gastronómico y, por supuesto, en el universo digital, donde poco a poco se ha convertido en centro. En todas las anteriores ha sido autodidacta y eso lo hace más fascinante.

Le pregunté sobre su primer recuerdo con la comida cuando pequeño y dejó escapar una sonrisa. Me dijo que no guarda uno específico de esos años, sin embargo, sí tiene uno del preciso instante cuando se enamoró profundamente del arte de crear experiencias a través del paladar. Fue en Londres, después de un concierto suyo, comida india y mucho curry fue todo lo que bastó. A los pocos días se encontraba visitando una biblioteca, buscando libros de recetas, por sugerencia de un amigo que ya se ha convertido en mentor.

Encendió la radio y la estufa, y el resto es historia… de Instagram, donde comenzó a documentar todos sus platos. No tiene restaurante propio, pero no descarta la posibilidad de hacerlo pronto. Después de todo, ser autor de un libro que le ha transformado el primer encuentro gastronómico a tantas personas no estaba en sus planes… y se le ha dado perfecto.

Los Secretos

Él es muy coherente. Como si de un juego de seducción entre humanos se tratase, sus recetas tienen que hacerle «ojitos» a todo comensal. Tanto en su cocina como en el set todo se trata del equilibrio entre el sabor y la apariencia.

Sus fotografías cuentan una historia con el efecto del «continuará» incluido. Aunque logra buenas tomas con cámara, no descarta la espontaneidad de las que logra con el celular. Para él, la comida y la música unen al mundo, por eso las raciones las prefiere armónicamente numerosas.