Inicio Entrevistas Reportajes El Cristo de San Marcelo

El Cristo de San Marcelo

«Esta es la noche en la que Cristo ha vencido la muerte y del infierno retorna victorioso» reza el Pregón Pascual, canto entonado la noche del Sábado Santo. Esta Semana Santa 2020 ha sido una de las más peculiares, debido a la pandemia causada por el Covid-19, pero es la primera vez que, frente a una enfermedad, la Iglesia resulta hacerse más fuerte en los hogares. Es muy probable que todos, o la gran mayoría, hayamos tomado un tiempo para orar, para pedirle a Dios por la salud del mundo, por la nuestra y hasta por aquellas personas que no conocemos.

Dios siempre está presente, hasta en los momentos que resultan difíciles. Para muestra de ello, hoy te presentamos El cristo de San Marcelo, aquel crucifijo que data de 1522, conocido por haber espantado la peste en Roma y que fue utilizado por el Papa Francisco, para la realización de la bendición Urbi et Orbi, el pasado 15 de marzo.

Pues te cuento la historia completa: El venerado Cristo Milagroso se conserva en la Iglesia de San Marcelo, en la famosa Vía del Corso, en Italia. Es un Templo muy antiguo, fundado en el Siglo IV por el Papa Marcelo I. La Iglesia, durante la noche del 22 y el 23 de mayo de 1519, sufrió un incendio que la redujo completamente a cenizas. A pesar de este acontecimiento, el Crucifijo permaneció allí, intacto. Pero este no fue el único milagro acontecido.

Varios años más tarde, en 1522, cuando una terrible plaga azotó la ciudad de Roma, los frailes de los Siervos de María decidieron llevar el Crucifijo, en una procesión de varios días, desde la Iglesia de San Marcelo hasta la Basílica de San Pedro. Recorrieron toda la zona de Roma y se dice que, cuando regresaron al lugar de inicio de la procesión, la plaga cesó por completo.

Y, conociendo estos sucesos, aún dudamos que Dios pueda tener misericordia y sanarnos de este mal. Vamos a confiar más y a esperar con Fe en el resucitado.