Inicio Entrevistas Visionario Cristina Alonso

Cristina Alonso

Cristina Alonso

Inversión en la primera infancia, una decisión que transforma vidas y augura una mejor sociedad.

Cristina Alonso

Fotos: Robert Vásquez

Hace cinco años Cristina Alonso llegó desde Madrid a la República Dominicana, con el objetivo claro de transformar la vida de los niños, a través de las alianzas corporativas de UNICEF. La inversión en la primera infancia, no solo contribuye a la transformación de la vida de ese ser humano, sino que influye notablemente en el crecimiento y la competitividad del país, y es con el apoyo que brinda El Fondo de las Naciones Unidas para la Infancia que se refuerza el compromiso con las pequeñas y medianas empresas, para identificar y llevar a la práctica alianzas que contribuyan, de manera positiva, a lograr impulsar la responsabilidad social corporativa, adoptadas desde una nueva política empresarial y enfocadas en el impacto que tiene la empresa en la vida del niño.

Alonso recalca que la oportunidad de financiar algunos de los programas de UNICEF representa la contribución de encaminar el país hacia el desarrollo y la adopción de nuevas políticas dentro de la responsabilidad social es el factor clave para fortalecer los valores que tenemos. Las empresas pueden incorporar políticas que favorezcan a los niños y la sociedad: el cuidado de los hijos, la conciliación y la presencia del padre, a través del aumento del permiso de paternidad y la adecuando espacios para la lactancia en sus oficinas, entre otras cosas. La incidencia del sector empresarial en los niños es directa, ya sea por los hijos de los empleados o las familias que residen en las cercanías de la compañía. 

Es gracias a estas alianzas que, en medio de la pandemia, surgió el programa de ayuda a niños con procesos de desnutrición, una inversión que resulta vital para el desarrollo potencial a nivel psicomotriz del infante.

El mayor reto que tenemos por delante, según señala Cristina Alonso, especialista en Alianzas Corporativas de UNICEF, es la protección de los niños frente a la violencia y la explotación sexual. ¡Es momento de invertir en la infancia!