Inicio Ritmo Personal Descubrir Lo atípico de una arboleda

Lo atípico de una arboleda

Lo atípico de una arboleda

Bosque Torcido, Polonia

Fotos: Fuente externa

Lo atípico de una arboleda

Las maravillas de la Madre Naturaleza no dejan de sorprendernos, en especial, cuando se trata de lugares impregnados por el enigmatismo.

Y si les pregunto: ¿Han estado alguna vez en un bosque torcido? Sí, así como lo oyen, no es una interrogante poco razonable, aunque lo pareciera, pero lo que sí es verdad, es que en una parte de este grandioso mundo existen unos árboles con forma curveada, algo extremadamente inusual, pero real.

En el pequeño poblado de Gryfino en Pomerania Occidental, al noroeste de Polonia, se encuentra enclavado una misteriosa obra ecológica integrada por unos 400 pinos que se inclinan en forma de arco.

Lo atípico de una arboleda

Ellos poseen una curvatura de 90 grados en la base de sus troncos, que dan hacia el norte, y luego, se erigen hacia arriba en forma vertical, logrando recrear un dramatismo sin igual.

Según se registra, esta arboleda fue sembrada en 1930 y creció entre siete y diez años antes de obtener las figuras dobladas que hoy ostentan. Muchas teorías rondan en torno a este fenómeno, y es que, algunos aseguran que pudo haber sido por obra de la intervención humana para la fabricación de muebles.

Mientras que otros alegan de que solo se trata de un exótico tesoro natural creado por Dios. De lo que sí tenemos la certeza, es que este bosque ‘encantado’ ha cautivado con su magia misteriosa a quienes lo han visitado.

Lo atípico de una arboleda

Cada año, miles de espectadores de diversas partes del mundo se detienen para explorar y ver de cerca las curvílineas formas de los pinos que integran el bosque torcido o Crooked Forest. Es casi imposible no caer rendidos ante este espectáculo visual, que habita en la naturaleza.

Este frondoso parque repleto de plantas con atípicas efigies, llenan de esplendor cada rincón de Gryfino. Una excusa más, para visitar Polonia.

Lo atípico de una arboleda

Es por esto que te invitamos a que te dejes atrapar por el vaivén de las arqueadas siluetas de estos árboles, que se mueven al compás de su propia melodía.