Inicio Entrevistas Internacional Andrea Milano: “Nunca pensé en poder hacer otra cosa, que no fuera...

Andrea Milano: “Nunca pensé en poder hacer otra cosa, que no fuera dar continuidad a esta hermosa historia iniciada por mi padre”

INTERNACIONAL.

_dsc0028

texto Nathalie Hernández fotos Martín Rodríguez
JOYERO. El nació en el mundo de la joyería, por ende, desde pequeño ha estado rodeado de piedras preciosas y metales interesantes, que se convierten en las más hermosas y finas joyas. Creció visitando el taller de la casa de alta joyería italiana Piero Milano, erigida por su padre. Esta es una razón más que suficiente para que el heredero de una tradición, de algo más de seis décadas, se convirtiera en director creativo de la firma. Así, Andrea Milano da continuidad al legado de sus progenitores, diseñando colecciones que se exhiben en las más exclusivas vitrinas alrededor del mundo.
DE SU INICIO DE MANERA FORMAL EN LA EMPRESA dice: “ Llegas a una compañía con 23 o 24 años y eres un niño. Llegas con experiencia de lo que veías en tus visitas a la empresa durante esos primeros años. Pero realmente llegas al mundo verdadero con mucha falta de experiencia, aprendes en el camino con el esfuerzo y la suerte, las finanzas también te permiten hacer uso del ensayo-error, y con esto se aprende bastante. Una economía sólida me ha dado el chance de permitirme algunos errores. Luchando, he perfeccionado mi inexperiencia; trabajando, viajando mucho, mirando a mi alrededor, conociendo gente”. En el mundo de la fina joyería lleva toda su vida, pero hace veinticinco que se inició formalmente en Piero Milano y, desde entonces, muchos han sido los destinos conquistados por la marca y sus refinados diseños a cargo de este talentoso italiano.

“Para mí, lo más importante en la vida son: mi familia, las joyas y el trabajo”.

Su correcta y sólida base académica, le ha permitido mantener y ver crecer, la historia de 63 años que es Piero Milano. Andrea, además de finanzas, estudió Gemología en Diamond Sorting, Bélgica, país en el que también laboró en una joyería. Es por eso que a su regreso a la empresa familiar, no asume un único rol. “Aquí hago un poco de todo: diseño, pero también hay que manejar la compañía. Y manejar las finanzas con mucho cuidado, yo me encargo”, expresa.
SU INSPIRACIÓN LA ENCUENTRA en la vida, en lo que él puede observar a su alrededor. “De mi inspiración te puedo decir que me viene de diversas partes. Recuerdo que hicimos una casa en Punta Cana, hicimos el proyecto y luego fui a comprar una lámpara en Marrakech. Son lámparas de más de un metro y esta tenía un dibujo muy lindo. De ella salió una línea de joyas en oro. “Lo que me inspira son las flores, el sol, la luna… hice algo mirando un trabajo en madera que vi en un hotel de Tokio. La vida es lo que te inspira, lo que ves. Cuando ves algo bonito, piensas en cómo puedes convertirlo en joyería y que sea posible, que guste”, dice
LAS PIEDRAS Y PIEZAS FAVORITAS, para Andrea, no existe exactamente una piedra favorita. Entiende que las piedras son como los alimentos, cada tiempo o temporada tiene el suyo, lo que para él sucede igual con las joyas: cada piedra tiene su tiempo. Aunque aclara que siente que, más que todo, le gustan los rubíes, “pero mañana me pueden gustar los zafiros, me gusta todo. Con las piezas, pasa lo mismo que con la ropa. Hoy te gusta una falda, tres meses después te gustan unos pantalones”. Hablando de su trabajo en sentido general, expresa que lo que más le gusta de su labor son las piedras y poder ver cómo una idea se convierte en algo concreto. “Eso me fascina”.
SU VISITA AL PAíS. ANDREA MILANO estuvo recientemente en República Dominicana, en donde sostuvo un encuentro con féminas de la sociedad dominicana, a las que le mostró personalmente sus creaciones, durante un meet and greet. El director creativo de Piero Milano llegó al país de la mano de Wilmor Joyeros, centro donde dejó sus piezas a disposición de los consumidores locales.

screen-shot-2016-12-09-at-6-54-01-pm