Inicio Entrevistas -Portada- Amal y George Clooney

Amal y George Clooney

«No hay duda de que tenerla en mi vida lo cambió todo para mí.»

«Fue la primera vez que todo lo que ella hacía y todo lo que tenía que ver con ella era más importante que yo mismo», ha añadido el intérprete.

La mitología romana explica que Cupido fue el dios del deseo amoroso y que Venus, su madre, diosa del amor, le regaló un arco y flechas de oro. Una de ellas tenía la punta de oro, para conceder el amor, mientras que las otras la tenían de plomo, para sembrar el olvido y la ingratitud en los corazones. Si esto se comprobara, estaríamos seguros de que a esta hermosa pareja la tocó la flecha con punta dorada. A George, el amor le llegó a la casa, para aquellos que creen que deben salir a buscarlo. Lo que el destino tiene para usted, llega a su encuentro, de esto el actor no tiene nada de duda.

George Clooney es uno de los actores, directores y productores más prestigiosos del cine actual. En su recorrido, lleva más de 50 películas, dos Oscar y cinco premios Golden Globe, entre otras nominaciones y reconocimientos por su trayectoria en el mundo cinematográfico. Estuvo casado con Talia Balsam y, después de su divorcio en 1993, dijo no volvería a casarse en una entrevista, pero conocer a Amal, definitivamente, lo hizo cambiar de opinión. 

Amal Alamuddin, una libanesa abogada y escritora, trabajó en Sullivan & Cromwell, en la Ciudad de Nueva York, durante tres años, como parte del Grupo de Investigaciones y Defensas Criminales. En el 2013, fue nombrada para numerosas comisiones de las Naciones Unidas, incluyendo Asesora para el Enviado Especial Kofi Annan, en Siria, y Consejera en el Consulta de Drones, por el ponente en Derechos Humanos en las Naciones Unidas, Ben Emmerson QC, para el uso de drones en operaciones de lucha contra el terrorismo.

Ambos se conocieron en la casa del lago de Clooney, en Italia, en julio del 2013. Pasaba unos días con sus padres y, de repente, un amigo lo llama y le dice que estaba cerca, camino a Cannes, e iba acompañado de una amiga, que si podía visitarlo. Clooney, sin dudar, respondió: “¡Por supuesto!”.

Algunos, incluyendo su agente, sabían que sería amor a primera vista, otros lo supieron al instante. Quienes estaban presentes aseguraron que hubo atracción desde el primer momento. De hecho, su padre contó a la revista People que veía cómo la cara del actor cambiaba durante toda la velada: sus ojos brillaban. Aunque Clooney asegura que no todo pasó tan deprisa, duraron horas hablando, compartiendo sus intereses e intercambiando opiniones. Antes de que la abogada se marchara, le pidió su correo para que le compartiera las fotos que le había tomado a sus padres. A partir del primer mensaje, hubo bastante comunicación. Al principio, el actor confiesa, no sabía si Amal quería salir con él. Entendía que era solo una amistad y conversaban sobre lo que les estaba sucediendo en sus vidas. Con el tiempo, ambos se dieron cuenta de que no solo eran “amigos”.

Su primera cita, ya de manera formal y física, fue en octubre de ese mismo año. Quedaron en que Amal lo visitaría y acompañaría al lugar donde, en ese momento, trabajaba. Para el guionista y actor, fue una “buena primera cita”. Amal eligió el restaurante en el que cenarían, según George, uno moderno y chic, como la abogada. Al salir del lugar, se dio cuenta de que sabía manejar a la prensa, ya que habían periodistas esperando respuestas sobre la recién “pareja de amigos”. La manera en que se comportó le llamó mucho la atención.

Hasta el 28 de abril del 2014, todo fluyó. Nadie habló de matrimonio o boda, pero, esa noche, Clooney, durante una cena romántica, mientras brindaban con champán en una cena que él mismo preparó, una pasta no muy extravagante, aclara en una entrevista para El País, le pidió a su hoy esposa que le pasara un encendedor que estaba en un cajón. Mientras ella lo buscaba, él sacó el anillo y, al voltearse totalmente, Amal se encontró frente a él. El actor se puso de rodillas y, mientras esperaba por 20 minutos, la respuesta de Amal, la radio reproducía canciones de Rosemary. Clooney esperaba una canción en específico: Why Shouldn’t I?. Ya sabemos la respuesta después de esos minutos. Estaba totalmente en shock, es decir, solo necesitaron seis meses para confirmar que era la mujer de su vida.

El 7 de agosto de 2014, obtuvieron la licencia matrimonial en Kensington y Chelsea, en el Reino Unido. Más tarde, el 29 de septiembre, se casaron en Venecia, en el palacio Ca’ Farsetti. Amal dio el “sí, quiero” con un diseño Oscar de la Renta, un vestido de encaje, combinado con un velo largo. Él, un clásico tuxedo negro de la firma Armani, siéndole fiel a su estilo personal. A la celebración, que duró más de dos días, asistieron celebridades y amigos de la pareja, y fue auspiciada por Walter Veltroni, amigo de Clooney y ex alcalde de Roma. 

La celebración no quedó ahí. Un mes después, los padres de Alamuddin, como no pudieron asistir a Venecia, decidieron organizarle una nueva boda. Se casaron el  25 de octubre de 2014 en Reino Unido, en el Hotel Danesfield House. Al día siguiente, los invitados disfrutaron de un cóctel y una cena de tres platos, realizada por el chef ejecutivo del hotel, Billy Reid, según lo explicaron a un diario en Gran Bretaña. 

​ El 6 de junio de 2017 se convirtieron en padres, al dar a luz a un par de mellizos: Ella y Alexander. Pasaron de ir a lujosas fiestas, alfombras rojas y demás a cambiar pañales. 

Durante el confinamiento, y ahora de padre, se ha dedicado coserles la ropita a los bebés y asegura que la de su esposa también, esas que se rasgan un poco. George es todo un romántico. Tiene asignaciones: cortar el césped, lavar la ropa, limpiar la casa y barnizar las puertas, además de cuidar de los mellizos. La más importante, escribirle cartas a Amal, fue una costumbre que inició en el noviazgo y, después de seis años de matrimonio, sigue inspirado, bombardeando amor desde el corazón y dejando que florezcan esos sentimientos que salen a flor de piel y plasmándolos en un papel que deja en su escritorio. Cuando ella responde (en una carta también), la deja debajo de la almohada. El actor reconoce que, en plena era de la tecnología, prefiere escribir de su puño y letra.

Hoy Amal y George Clooney se han involucrado y son partícipes de apoyar y colaborar en causas solidarias, humanitarias y significativas, donando generosos fondos. Entre ellas se encuentran: Colaborar en la lucha contra las armas de fuego en Estados Unidos, escolarizar niños sirios, colaborar en momentos de catástrofes naturales y combatir el racismo o secundar a jóvenes que tratan de cambiar sus comunidades.

Lo cierto es que él no se cansa de recordarle a Amal, y a todo el mundo, que son la pareja más enamorada que existe sobre la faz de la tierra y los planetas lejanos. Ellos han logrado que simplemente su amor sea para la historia, un éxito que también deben a Cupido.