Inicio Entrevistas Por Dentro Alexa Rodulfo

Alexa Rodulfo

POR DENTRO.

Alexa Rodulfo

entrevista Nelissa Fanfán / fotografia Cortesía Alexa Rodulfo
¿Cuándo nace su pasión por el maquillaje?
Desde niña, siempre fue una pasión para mí. Recuerdo que siempre he amado los colores, el pintar, y cuando se presentó el momento donde conocí el maquillaje, gracias a mi mamá, ahí fue cuando descubrí mi pasión por él.
¿Cómo inició su carrera?
Inició a los 16 años cuando abrí mi propio salón en mi ciudad natal, Juárez. Con el tiempo, me hice muy conocida como hair & makeup artist, quise ampliar mis horizontes, así que me mudé a Nueva York, en el 2003; y desde entonces he estado trabajado con diferentes celebridades y socialités.
Entre tu clientela, hay mujeres que sobresalen como Ivanka Trump y Carolina Herrera… ¿cómo se siente trabajar con estas personalidades tan reconocidas? Soy muy afortunada de contar con clientas así. Recuerdo que las veía en revistas y pensaba: «Algún día las voy a maquillar»; me imaginaba llegando a sus casas y ahora que lo hago, veo el camino que he recorrido. Mi admiración y el trabajo que realizo para ellas me enriquece en todos los sentidos.
¿Cómo inicia su relación como asesora de belleza de Ivanka, la hija del presidente de Estados Unidos? Un día me contactaron para maquillar a varias amigas que asistirían a una gala en el Jardín Botánico de Nueva York y entre ellas se encontraba Ivanka. Ahí comenzó nuestra relación de trabajo y un vínculo que lleva forjándose más de 13 años.
Sabemos que eres hair y makeup artist,pero también tiene una línea de velas. ¿De qué trata? Alexa Rodulfo Candle Collection es una línea de siete velas de lujo diseñadas elegantemente. Las velas y las fragancias es otra de mis pasiones; para mí fue un proceso muy interesante ya que en él la creatividad fue una parte muy importante.
ALEXA RODULFO
es una maquilladora y estilista profesional de reconocidas celebridades y socialités como Carolina Herrera, Margherita Missoni, Lauren Santo Domingo e Ivanka Trump.
Para ella, las fronteras no existen y ha podido atravesarlas con facilidad gracias a su pasión por la belleza. En 2006, Vogue la nombró como una de las maquilladoras y estilista más demandada en la escena social de Nueva York. en la actualidad, eso no ha cambiado.