Inicio Entrevistas Internacional Carlos de Moya, el Rey Midas de la playa

Carlos de Moya, el Rey Midas de la playa

INTERNACIONAL.

Enfocado.

Carlos de Moya, el Rey Midas de la playa

Texto: Marcelle Flores / Fotos: Antonio Latuff
Conversar con Carlos de Moya, es hacerlo con un verdadero visionario. Su primer contacto con la Zona Turística de Bávaro-Punta Cana Resort and Club, y dice que desde que pisó la zona, se enamoró de ella, de una forma tal que sabía que tendría que volver, regresando varias veces más, hasta que ya en el 2010, decidió, y después de haber vivido en varios lugares, que este sería su hogar, aunque se vivía en ese momento una crisis muy fuerte en la zona.
Hotelero de profesión, Carlos ha desarrollado grandes proyectos en el este que han revolucionado la zona turística, como es caso de Juanillo, El Pub, La Taberna de Charló y El Gourmand.

“Nuestro enfoque siempre ha sido el cliente. Nunca nos hemos basado en los números, y creo que por esta filosofía hemos tenido el éxito que hemos logrado”.

Lo primero fue Juanillo, conocido ahora como Little John, “Vimos una playa espectacular y nos dimos cuenta de que no estaba siendo explotada correctamente. Cap Cana, donde está Little John, era un proyecto de alto lujo y yo entendía que se necesitaba un punto donde se rompiera un poco ese paradigma de tanta seriedad, y así nace el concepto de Juanillo, que era uno mucho más liberado, bohemio y a dado grandes resultados en su momento, y los sigue dando ahora, en su nueva faceta”, nos explica.

Y aunque Little John es un sueño hecho realidad para Carlos, él mismo nos explica que le falta mucho, que es una marca que va a ir creciendo con el tiempo y que quieren ir desarrollando para ir complementando lo que ya tienen. “La idea es que Little John se convierta en el club de playa de Juanillo, en el oficial, y para ese momento tendremos que incluir más cosas como una piscina, áreas de juegos para niños y algunas cosas más. Este crecimiento es algo que vamos a poder ver en los próximos años.
Después del éxito con su primer proyecto, llega uno más ambicioso, con concepto completamente diferente y para un blanco de publico muy distinto, La Taberna de Charló. “La Taberna nace por la necesidad de tener un bar para adultos, porque entendíamos que no había en la zona y se ha ido transformando a lo que es hoy día, con la parte del deli debajo y en el segundo piso, nuestro restaurante nikkei, y lo cierto es que se ha convertido en un lugar que cubre muchas necesidades, pero sigue siendo La Taberna, un lugar que sirve de despojo y enfocado en los locales, porque siempre nos hemos enfocado en la comunidad local, más que en el turista”, aclara de Moya.

Como bien nos explica Carlos, La Taberna fue evolucionando, y ahora llega El Gourmand, un espacio delicatesen con productos Premium, en su gran mayoría españoles. Llega a ser una realidad por la necesidad de un nuevo socio, poseedor de una distribuidora de quesos y embutidos, y necesitaba un lugar de ventas al detalle.
“Tuvimos la oportunidad de hacer ese convenio. El Gourmand es especial no solo por la calidad, sino también por sus precios que están por debajo de los supermercados del área, solo por esta asociación directa con el importador”, agrega Carlos de Moya.

“En Hemingway pueden esperar un Little John exactamente igual al que tienen en Juanillo, Cap Cana”.

Aparte de ser un deli, como él mismo lo describe, EL Gourmand, tiene una gran variedad de cervezas, ginebras y sazones para cualquier ocasión. “Todas las marcas que ven aquí, son importadas por Gastropolis en Santo Domingo. Somos una extensión de este negocio, aquí en la zona Este.”
Personas como Carlos de Moya, que gozan de gran creatividad y deseos de ver crecer sus ideas, nunca es fácil estar completamente complacido con el momento que viven, sino, que siempre están buscando que más hacer, que más crear, como más darse a destacar. ¿Qué le falta por hacer a Carlos de Moya?, era la pregunta obligatoria para cerrar este conversatorio.

“Entre mis amigos le llamamos el mini mundo, y es básicamente unir todo lo que tenemos y crear un hotel con todas las amenidades, y cositas especiales que les brindamos a nuestros clientes. Un hotel boutique de algunas 50 habitaciones, lleno de buena onda, medio boho, para que puedan vivir la experiencia completa de mi mini mundo,” nos confiesa.
Y aunque Carlos también ha tenido sus sin sabores, nos explica que su gran éxito ha sido por el amor, el empeño, ardua labor, la buena vibra y la fé que le ha inyectado a cada uno de sus proyectos. “Nuestro enfoque siempre ha sido el cliente. Nunca nos hemos basado en los números, y creo que por esta filosofía hemos tenido el éxito que hemos logrado,” añade.

Antes de concluir, Carlos nos confiesa que desea llevar sus ideas a otros puntos del país y hasta del extranjero. “Ahora mismo ya estamos trabajando con expandirnos en Juan Dolio, específicamente en Hemingway y de ahí entiendo que podemos seguir extendiéndonos y llevar nuestros productos a las diferentes playas de nuestro país.”
En Hemingway pueden esperar un Little John exactamente igual al que tienen en Juanillo, Cap Cana. “Será igual en concepto. Hemos desarrollado un Little John mucha más ecofriendly, respetando y conservando las playas ya que son nuestro mayor activo.”