Inicio Columnistas P.S. It's Fancy P.S. IT’S FANCY l Los Looks de…Kelsey Peters (A.K.A. Hilary Duff)

P.S. IT’S FANCY l Los Looks de…Kelsey Peters (A.K.A. Hilary Duff)

0
P.S. IT’S FANCY l Los Looks de…Kelsey Peters (A.K.A. Hilary Duff)

P.S. IT’S FANCY.

De Lizzie McGuire a Kelsey Peters, hay algo más en común que solo la actriz. Ambos personajes guardan una importante conexión con la moda, tan fuerte que son capaces de decir más de ellas con una pieza que con mil palabras.
Coincidencia o no, es una habilidad que comparten con quien las encarna, Hilary Duff, para quien eso del estilo es la mejor carta de presentación en todos los planos de la vida.
En esta edición de P.S. It’s Fancy quisimos hacer un «Los Looks de…» con un pequeño giro: en lugar de compartir los de la actriz, lo hacemos del personaje que interpreta en la actualidad (una joven adulta líder que se abre paso en el mundo de los libros, como directora de una casa editorial Millennial) a propósito del reciente estreno de la cuarta temporada de Younger.

 

«Lo que más amo de mi personaje es que ella no tiene miedo a experimentar ni a asumir riesgos sin pensar mucho en consecuencias, pero a la vez es tan trabajadora, sabe lo que quiere y siempre lo consigue. Creo que su manera de vestir lo dice todo», Hilary Duff.


EDITORIAL.

¿Hasta qué punto estamos realmente viviendo? Y aquí no voy a hacer referencia a la monotonía que tanto permitimos que nos encuadre; tampoco a la cada vez más acaparadora tecnología, sino, más bien, a lo que depende de nosotros, a la toma o no de decisiones que terminan por convertirnos en los más fieles espectadores de nuestras vidas mientras otros asumen el protagonismo. Puede ser miedo a experimentar, a equivocarnos, a crecer, a enfrentar y hacernos responsables de nuestra realidad, al absurdo «qué dirán» o, simplemente, a encontrarnos a nosotros mismos en el camino, porque estamos tan acostumbrados a ser la sombra de nuestro marco referencial (nuestra casa, nuestro empleo, lo que hemos pasado) que probablemente lo único que hay de nosotros en nosotros mismos es el nombre… y ese ni siquiera lo elegimos nosotros. Y es que si lo pensamos mejor: ¿por qué tenemos que pedirle tanto permiso a terceras personas para ser felices en primera? Por favor, adiós a esa dependencia. Hace poco me compartieron lo siguiente: «la verdadera magia de esta excursión diaria que es la vida la encuentras cuando aprendes a vivir el día a día, a tu manera, sin dañar tu dignidad, ni cambiar tus valores, pero de manera apasionada y quizás hasta un tanto descabellada, pero siempre, siempre siendo tú», y honestamente, no veo cómo esto puede salir mal…